Covid-19: ¿Cuándo volverá Nueva Zelanda a la normalidad?

COVID-19 ha cambiado el mundo dramáticamente este año

La pandemia por el Covid-19 ha causado la muerte de millones, devastado la economía mundial y la industria del turismo mundial, paralizando vuelos y cerrando fronteras.

Las máscaras son ahora algo común, y frases que alguna vez fueron extrañas como «transmisión comunitaria», «autoaislamiento» y «distanciamiento social» se han arraigado en nuestro vocabulario diario.

Después de dos cuarentenas («lockdowns»), ocho cambios de nivel de alerta e innumerables conferencias de prensa sobre el coronavirus, la simplicidad de 2019 parece muy distante.

Entonces, ¿cuándo podemos esperar que las cosas vuelvan a la normalidad en Nueva Zelanda? Veamos…

¿Cuándo se vacunará Nueva Zelanda?

No es ningún secreto que una vacuna es nuestra mayor esperanza de volver a la normalidad. Nueva Zelanda tiene un acuerdo por 1,5 millones de dosis de la vacuna COVID-19 de Pfizer. La compañía farmacéutica está solicitando una autorización de uso de emergencia en los Estados Unidos, lo que abriría la puerta a la distribución mundial de millones de dosis.

La primer ministro ha dicho que es probable que se haga una vacunación en Nueva Zelanda en el primer trimestre de 2021, aunque no estaría disponible para todos.

«En este momento, nuestra expectativa y a lo que apuntamos como fecha sería en marzo», dijo Jacinda Ardern a Newstalk ZB el lunes. «No todo el mundo está recibiendo vacunas al mismo tiempo. No sucederá de una sola vez».

Mientras tanto, una empresa kiwi se está acercando a una vacuna COVID-19 de microesferas, la primera en el mundo. Sin embargo, no se espera que esté lista hasta dentro de un año al menos.

Hoy, 17 de diciembre 2020, se anunció que se han comprado 2 vacunas adicionales y toda la población general de Nueva Zelanda debería poder recibir la vacuna Covid-19 a partir de la segunda mitad del próximo año.

Hoy el gobierno compró más vacunas

El gobierno anunció hoy que compró 7.6 millones de dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford / AstraZeneca, que podría cubrir a 3,8 millones de neozelandeses. También obtuvo 10,7 millones de dosis de Novavax, una empresa de desarrollo de vacunas de EE. UU., que podría vacunar a 5,6 millones de personas. Ambas vacunas necesitan dos dosis.

Las dos vacunas se suman a los 750.000 cursos de Pfizer y los 5 millones de cursos de Janssen. El total de vacunas de Covid reservados llega a 15 millones, con los trabajadores de la frontera en primer lugar y en camino de ser vacunados entre abril y julio del próximo año.

El siguiente grupo que se vacunará serán los trabajadores de salud de primera línea de alto riesgo y el personal de primera línea del sector público y de servicios de emergencia. El tercer grupo serían las personas mayores y aquellas con problemas de salud subyacentes, y también trabajadores de servicios sociales y de salud en riesgo.

La primera ministra Jacinda Ardern ya había confirmado que la vacuna sería gratuita para el público.

¿Cuándo volverán los turistas internacionales a NZ?

La caída repentina de visitantes internacionales debido a la pandemia ha diezmado la industria turística de Nueva Zelanda, y ASB se refiere a ella como «la víctima más visible de COVID-19».

La investigación de Tourism NZ revela que se necesitan 12 viajes de kiwis para igualar el gasto del turista internacional promedio, lo que significa que es probable que la industria experimente una pérdida de $ 12.9 mil millones cada año sin visitantes extranjeros.

Los datos de New Stats NZ muestran que algunos de los destinos turísticos clave del país, Queenstown, Rotorua y Auckland, experimentaron una de las mayores caídas en puestos de trabajo ocupados en el trimestre de septiembre.

Pero las visitas del extranjero pronto podrían ser una realidad, particularmente de nuestros vecinos, con el gobierno australiano presionando fuertemente por una burbuja de viajes de ida y vuelta con Nueva Zelanda.

Si bien una propuesta para viajes sin cuarentena antes de Navidad no se llevará a cabo, Ardern anunció el lunes que el Gabinete había acordado en principio establecer una burbuja de viajes con Australia, con planes de abrirla en el primer trimestre de 2021.

Ardern dijo que el Gobierno tiene la intención de dar una fecha para la burbuja en Año Nuevo.

Mientras tanto, los habitantes de las Islas Cook tienen la esperanza de obtener luz verde para viajar aquí de parte de los funcionarios de Nueva Zelanda a principios del próximo año también.

Sin embargo, puede pasar un tiempo antes de que los viajeros del resto del mundo pongan un pie en Aotearoa sin requerir una estadía de 14 días en aislamiento controlado, incluso con la promesa de una vacuna a principios de 2021.
Ardern moderó las expectativas recientemente cuando dijo a los periodistas que no cambiaría las cosas de la noche a la mañana.

«Es justo decir que el impacto de la vacunación tomará algún tiempo para tener un efecto en la forma en que operamos nuestras fronteras y la reanudación de la vida normal», dijo.

«Las vacunas que estamos viendo, algunas de las primeras, no se están administrando a una escala que tendrá un impacto significativo de inmediato, eso llevará un poco más de tiempo, en 2021.
«Pero lo que tenemos que hacer ahora es planificar en qué punto podemos tener suficiente confianza en torno a un programa de vacunación completo para que cambien sustancialmente nuestros arreglos en la frontera».

¿Cuándo podremos volver a viajar al extranjero?

En octubre entró en vigor una burbuja de viajes de ida con Australia. Por ahora, es el único destino en el extranjero al que los neozelandeses pueden viajar sin tener que ponerse en cuarentena.

Esta ‘burbuja de viaje seguro’ permite a los kiwis volar a través de Tasmania hasta Nueva Gales del Sur (New South Wales), el Territorio del Norte (Northern Territory) y Australia del Sur (South Australia) sin ningún requisito de permanecer en aislamiento administrado; sin embargo, tenemos que aislarnos al regresar a Nueva Zelanda a nuestro propio costo.

Parece que las Islas Cook serán el próximo país en abrirse a los kiwis, aunque el ministro de respuesta de COVID-19, Chris Hipkins, desestimó una burbuja con ellos antes de Navidad, y dijo que se debe trabajar más en las pruebas y el rastreo de contactos antes de que eso suceda.

Está previsto que tanto Australia como las Islas Cook estén abiertas para viajes libres de cuarentena para los neozelandeses en los primeros meses del próximo año.

Por ahora, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Turismo (MFAT) advierte a los neozelandeses que no viajen al extranjero en absoluto en este momento, aunque reconoce que algunos ignorarán este consejo y se embarcarán en viajes internacionales independientemente.

Sin embargo, los kiwis que viajen al extranjero tendrán que cumplir con las restricciones de viaje impuestas por cada país, muchas de las cuales son muy estrictas.

Dos de las excepciones a esto son Japón y Estados Unidos, que permiten que los kiwis viajen allí sin autoaislarse.

Nueva Zelanda es uno de los 11 países que se encuentran actualmente en la lista de viajes sin restricciones del gobierno japonés, mientras que el Centro para el Control de Enfermedades de Estados Unidos solo recomienda a los kiwis a mantener distancia prudencial de las personas con las que no viajaron durante dos semanas, pero no lo hace cumplir.

MFAT no pudo asesorar sobre cuándo eliminaría su aviso de ‘no viajar’, pero es probable que coincida con una caída en el número de casos globales provocada por la distribución generalizada de una vacuna eficaz contra el coronavirus.

Aún está por verse cuánto tiempo tarda una vacuna en distribuirse a nuestros destinos de viaje favoritos.

¿Cuándo volverá el servicio de correo postal a la normalidad?

¿La respuesta corta? Nunca.

Al menos eso es según New Zealand Post, quien dice que COVID-19 y las restricciones de bloqueo posteriores, que hicieron que las visitas a la mayoría de las tiendas físicas fueran imposibles, han cambiado las cosas para siempre.

«Cuando el país pasó por primera vez al nivel de alerta 3 a principios de año, las compras en línea aumentaron un 105 por ciento», dijo el director de atención al cliente de NZ Post, Bryan Dobson.

Desde entonces, las compras en línea se han mantenido en un 30 por ciento, y NZ Post dice que esto indica que el volumen de entregas permanecerá permanentemente en los niveles anteriores a la pandemia.

«Comprar comestibles y otros artículos cotidianos en línea y recibirlos se ha convertido en la nueva norma para muchos», dice la compañía.

A la actividad de los servicios postales se suma la capacidad limitada de transporte aéreo y marítimo en las entregas internacionales, causada por la congestión del puerto, la capacidad insuficiente de los buques y la disponibilidad limitada de equipos.

Estos problemas tomarán algún tiempo para resolverse, con predicciones que la congestión tardará hasta mucho más allá del período de Navidad en despejarse.

En septiembre, el Gobierno extendió su Esquema de Capacidad de Carga Aérea Internacional (IAFC), que ayuda a los transportistas a mantener vínculos comerciales con los mercados mundiales, hasta marzo del próximo año.

Como verán, con esta información podemos tener una idea de cómo evolucionará la situación para el 2021. Pero lamentablemente es imposible de predecir con precisión lo que puede pasar. En un mundo globalizado como en el que estamos, las repercusiones de un hecho o un nuevo brote a miles de kilómetros de distancia puede influir la vida de cualquier país. Incluso de Nueva Zelanda.